viernes, 7 de julio de 2017

MONTE BERNORIO: Subida hacia el pasado


Imagen tomada de la web: http://www.montebernorio.com/


Cuando hablamos del Monte Bernorio, tenemos que saber que nos referimos a un lugar que tiene el privilegio de acoger a lo largo de su cumbre y sus faldas los restos de una ciudad fortificada cántabra, una de las más grandes de España y también de Europa. Palencia y en concreto Villarén de Valdivia tienen el privilegio de tener uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la época prerromana en la península.


Para quien tenga el interés de conocerlo, lo primero que voy a detallar es su ubicación. Se encuentra junto a la localidad de Villarén de Valdivia, que pertenece al municipio de Pomar de Valdivia, en la Montaña palentina, a 7 km de Aguilar de Campoo y próximo a la autovía Cantabria-Meseta. Aunque para ir a Villarén el acceso está en la carretera Burgos-Aguilar de Campóo. La subida comienza en el aparcamiento ubicado en la entrada del pueblo, a partir de ahí la senda que utilizaremos para acometer la subida no tiene perdida a causa de la magnífica señalización a lo largo de toda la subida. Una vez lleguemos arriba solo nos quedará admirar la belleza del entorno y de las vista. Lo mejor que podríais hacer es recorrer la gran cima en busca de los restos de la fortaleza cántabra y posteriormente romana, a la vez que os encontraréis abundantes restos de trincheras y búnkeres de la guerra civil española.



Cuando hablamos del yacimiento arqueológico es muy importante saber cómo se descubrió. Las primeras extracciones arqueológicas fueron llevadas a cabo en 1890, por encargo de Claudio López Bru, segundo Marqués de Comillas. A partir de este primer momento, durante las diversas campañas arqueológicas realizadas han sido localizadas buena cantidad de construcciones y utensilios que atestiguan los sucesos allí acaecidos, que abarcan desde la Edad del Bronce a la Edad Media. Esta campañas nos han permitido saber los momentos durante los cuales el Bernorio fue ocupado. Las fechas son las siguientes: Siglo VIII a. C.-Siglo I a. C., (aunque existen indicios de ocupación durante el Calcolítico y la Edad del Bronce (3000-2000 a. C.)). 



Descubrimientos de las últimas campañas: Durante la prospección de 2006 fueron halladas cerámicas, armamento y elementos de adorno de la Edad del Hierro, además de restos óseos de un bebé. El perímetro de la montaña se hallaba rodeado por una muralla, algunos de cuyos restos han sido encontrados, además de otra interior que protegía la acrópolis. En la campaña de 2007, aparecieron los primeros muros de piedra y adobe cocido de las viviendas, además de objetos personales, armamento y restos de fauna. También fueron encontrados los restos de otro bebé.



El yacimiento se completa con los restos de un campamento romano de más de 18 ha (el más grande hallado en la península ibérica) ubicado a 2 km, en el alto de Castillejo (Pomar de Valdivia), desde el que previsiblemente dos legiones acometieron el asedio. En su interior se han encontrado numerosos restos de material militar: puntas de flecha, tachuelas de caligae, regatones de postes de tienda de campaña, un pilum, restos de bronce del equipamiento legionario y algunas monedas.



Curiosidades del Yacimiento de Monte Bernorio: En el siglo I a. C., el Imperio romano comenzó su asalto definitivo a los territorios dominados por cántabros y astures, llevado a cabo en persona por el propio emperador César Augusto. El ataque y destrucción de la fortaleza de Monte Bernorio, parece ser que fue causado por la poderosa Legio IV Macedónica.

Otra curiosidad, posterior a la época romana, es que durante la guerra civil española el transcurso de la Batalla de Monte Bernorio fue supervisado en persona desde las faldas del monte y sus aledaños por el propio General Francisco Franco.


Espero que esta entrada con la que retomo la actividad de este blog os haya gustado y os haya ayudado a entender la importancia de este monte. También quiero con esta entrada reivindicar la necesidad de proteger y promocionar tanto a este Bién de Interés Cultural como a los profesionales que de forma voluntaria trabajan cada año para mantener con vida al Bernorio. 


A continuación pondré una serie de fotos para poder apreciar con vuestros propios ojos la belleza de este lugar.


Comienzo del Via Crucis que sirve como homenaje a los requetés carlistas caídos durante la Batalla del Bernorio






Aguilar de Campóo y su embalse


Cima del Monte Bernorio


Restos de la acrópolis de Monte Bernorio



Restos de la muralla romana


Restos de la muralla romana


Búnker de la Guerra Civil

Antes de comenzar la subida al castro, hay una visita imprescindible: la ermita rupestre que encontramos al comienzo de nuestro camino. Se trata de una iglesia rupestre de dos naves y sendas cabeceras rectangulares, cubiertas por bóvedas de cañón con, al menos, un pilar de separación entre naves, del que sólo se aprecian vestigios en la cubierta. A los pies de la nave aparece una estancia independiente, actualmente unida con la nave por el derrumbe del sector de la boca, aunque originalmente tendría su propia entrada hoy cegada, contiene la inscripción consagratoria: ERA ¿DCCCV? IN HON(O)RE S(AN)C(T)I MAR(TINI). Dentro de la ermita y alrededor de ellas hay diversas tumbas excavadas en la roca.











GRACIAS POR SEGUIR EL BLOG


martes, 5 de enero de 2016

Subida a Peña Carazo (2013 mts de altitud)


Dejaremos el coche en la misma abadía de Lebanza. Tendremos que tomar un camino bien marcado que parte de la misma abadía en dirección Norte, hasta encontrarse a unos 200m con el arroyo de la abadía, el cual cruzaremos por un precario puente de troncos. Pasado el arroyo giraremos en dirección SE para seguir el camino que al final de una breve ascensión forma una herradura para tomar rumbo noroeste. Muy pronto nos internamos en el bosque del Robledo, formado robles y hayas. En este tramo de ruta tenemos siempre el arroyo a nuestra izquierda.

A continuación abandonamos el bosque y se nos abre ante nuestros ojos los prados del hoyo de la Barguilla y al fondo el collado de Hontanillas con Peña Carazo a su derecha. 

Afrontamos ahora un repecho importante donde la pista discurre por frondosos prados donde el ganado vacuno suele pastar. Cuando terminan dichos prados, estos dan paso a una zona de escobas por la cual tenemos que ir adivinando el sendero que prácticamente no está marcado. 

Desde el final de los prados nuestra referencia en la ruta deberá ser el collado de Hontanillas que se encuentra en frente nuestro y desde el cual atacaremos la subida a la peña Carazo. Al ver aparecer la cara noreste del pico Curavacas y el valle de Pineda nos dejará sin aliento, la vista es espectacular y merece la pena pararse unos minutos a observarla con más detalle.

Comenzamos a subir y nos tendremos que dirigir hacia el contrafuerte rocoso que corona toda la cumbre de la Peña. Desde el collado hasta la cumbre hay una valla que impide que las vacas pasen de un lugar a otro. Nosotros tendremos que ir por el lado derecho de dicha valla. La ascensión final no tiene dificultad por lo que se llega pronto a la cima. Desde aquí podremos admirar una de las mejores vistas de la Montaña palentina.




Peña Carazo al inicio de la ascensión



Collado de Hontanillas


Un grupo de vacas con el Curavacas de fondo


DE IZQUIERDA A DERECHA: Pico de las lagunillas, Monte de las Huelgas, Alto del Hospital y Curavacas


Curavacas, Alto del Hospital y Monte de las Huelgas


Peña Prieta y Circo de Fuentes Carrionas


Macizo central de Picos de Europa


Curavacas, Valle de Pineda y Peña Prieta


Pico Lezna con el Valle de Pineda





Buitre Leonado desde la cumbre




GRACIAS POR SEGUIR EL BLOG

Feliz Navidad y prospero año 2016


sábado, 3 de enero de 2015

Subida a Peña Redonda (1996 mts de altitud) desde Traspeña de la Peña

Comenzamos nuestra ruta en una pequeña pradera al final del pueblo de Traspeña de la Peña; desde ahí continuamos por un sendero que está marcado por pequeños hitos de piedra hasta el Collado de Burrián. Es un sendero, al principio bastante marcado, por el que se asciende hasta el Collado mencionado, donde giramos a la izquierda, O. subiendo a la cumbre por una pronunciada y mantenida ladera.
Desde la base de la Peña hasta el Collado existe un sendero, que a veces se pierde, señalizado con hitos. Desde el Collado a la Cumbre subimos atentos a la ruta. De todos modos no existe ningún problema de orientación, con el objetivo siempre a la vista. La ladera pedregosa es algo incómoda para progresar, por la gran cantidad de piedra inestable.




Peña  Redonda al empezar la ruta, amaneció con nubes, que luego se fueron disipando durante el día.





Varias ciervas en un pequeño peñasco durante la ruta. Eran un grupo de unas doce.



Peña Cantoral, Peña Horacada, Pico del Campillo...


Ladera este de Peña Redonda




La Gran cruz que hay en la cumbre




La pequeña capilla dedicada a la Virgen de las Nieves, santificada por el Papa Juan Pablo II



Vértice geodésico de Peña Redonda, bastante castigado, imagino que por los rayos y las heladas.


Continuación de la Sierra del Brezo hasta Peña Mayor, pasando por el Cueto, Pico del Fraile, Peña del Fraile...


Espigüete, Collado de Arra,  la Cerezuela, Pico Murcia...


Macizo del Curavacas con la Peña Santa Lucía delante


Una cima bastante decorada. Vertice Geodésico, Capilla, Cruz, Monticulo de piedras...


El Espigüete, totalmente tapado por las nubes


El esbelto y pirramidal Pico Murcia


Hoya contina, Curruquilla y Curavacas. De izquierda a derecha.


Curavacas, Pico y Collado del Hospital, Monte de las Huelgas. De izquierda a derecha.


La meseta o llano Castellano (Tierra de Campos, la Peña, la Ojeda...) ¡¡¡Ancha es Castilla!!!










Cruz y Capilla recién comenzado el descenso


Ladera por la que hemos descendido


Peña Redonda y Pico del Burrián al acabar la ruta


GRACIAS POR SEGUIR EL BLOG